Conócete a ti mismo y conocerás los secretos del universo y los dioses

 

20 de diciembre de 2007

5 - El mito del servicio publico

La función del poder


- Durante mucho tiempo reflexione sobre la capacidad de cambiar cosas enmendar errores o mejorar el sistema que tienen nuestros gobernantes, en vista de su comportamiento solo me cabían dos hipótesis.
Puede que el poder corrompa de inmediato o quizás no poseen el poder que nosotros creemos.
No se necesita ser muy listo para deducir que el poder esta en el dinero. Esta es la herramienta fundamental que rige actualmente el mundo.
El gobierno era sobre todo el administrador del dinero de nuestros impuestos, su poder estaba limitado por la cantidad de impuestos recaudados, antes la norma era que estos impuestos debían reinvertir en la sociedad equilibrando esta, incentivando el desarrollo, contrarrestando desigualdades, protegiendo el sistema y a sus ciudadanos.
Su labor era el servicio publico, se le toleraba cierto grado de ineficacia y que gastase incluso por encima de sus posibilidades, después de todo ellos fabricaban el dinero. Ahora se obliga a los gobiernos a recortar su déficit, incluso a reportar beneficios. En nuestro caso esta situación ha empujado una evolución de las administraciones hacia un modelo mas competitivo, dicen que buscando la eficiencia. La realidad es que las distintas administraciones están enzarzadas en una reñida carrera por la obtención de competencias, recursos, dinero, se avivan antiguos o inexistentes sentimientos nacionalistas, es como una pelea entre hermanos por la mayor tajada de herencia. A medio plazo esto conlleva a una solapación de competencias, privatización de servicios, aumento de impuestos directos, tasas y multiplicación de entidades de recaudación. El extremo de esto es que la sociedad ve licito que las administraciones engrosen sus arcas mediante la especulación, trafico de influencias y extorsión, utilizando leyes de servicio publico. No es extraño que nuestros servidores confundan su interés privado con el general.

Epicuro

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada